Blog

Y vosotros, ¿sois de Bitter Kas o no?

Os voy a confesar algo… Me gusta el Bitter Kas!! jaja síííí me encanta!! Hace ya muchos años, cuando era adolescente (sí que llovió, sí jaja) recuerdo que lo pedí por primera vez estando con mi pandilla de amigos (recuerdo hasta la cafetería en la que estábamos, en la terraza…) porque me parecía que era “muy guay” pedir un Bitter Kas jaja Cosas de adolescente que se quiere sentir mayor, supongo… Bueno, el caso es que me pedí mi Bitter Kas y que queréis que os diga, de primeras no me gustó mucho. Tiene un sabor muy peculiar, amargo y dulce, y qué vamos a decir de su color… ¡único!
El caso es que me lo tomé, y al final me quedó una sensación de “oye, pues no ha estado mal”.
Así que unos días después lo volví a pedir, y continué pidiéndolo aquel verano, y cada día me gustaba más.
Recuerdo sentirme un poco más mayor por beber bitter kas jaja ¡qué cosas! Pero el caso fue que una bebida que comencé tomando porque “era de mayores” acabó gustándome y mucho.
¿Y por qué os cuento esto? Pues porque el otro día recibí estas botellas de Bitter Kas con su vasito y todo y no veáis la ilusión que me hizo, porque el Bitter Kas es una bebida que a algunas personas nos encanta y a otras… ¡aún no lo habéis descubierto que lo hace! jaja 😉 Pero lo que me gustó más aún fue descubrir su historia y algunas curiosidades que os voy a contar.
La familia Knörr encargó en 1966 al Doctor Hausmann, un farmacéutico y catedrático de la Universidad de Barcelona, experto en plantas medicinales que elaborara una bebida, y este hombre creó el Bitter Kas, a partir de 21 extractos naturales de plantas!! ¿Lo sabíais? Yo ¡ni idea! De ahí que tenga tantísimos aromas diferentes porque entre sus ingredientes están algunos aromas orientales como el sándalo, la canela o la nuez moscada, además de naranja y genciana, que es lo que le da su característico sabor amargo. Y así nació la bebida roja por excelencia, ¡el Bitter Kas! Aunque se conoce que está compuesto de 21 botánicos, su formulación es secreta…
bk2
¿Y cómo se toma? Pues sobre todo es muy típico tomarlo en el aperitivo, con unos hielos (yo no tenía hoy!!! jaja) Y le va de lujo una rodaja de naranja y unas aceitunas. Yo hoy me lo he tomado a media mañana con estas aceitunas y he vuelto un poco a mi adolescencia!! jaja 😉 Y ahora a seguir trabajando!! (No lleva alcohol, ¿eh?)
Bueno, pues espero que os haya gustado esta anécdota que forma parte de mi época de instituto, y conocer estas curiosidades sobre el Bitter Kas. Y gracias a Bitter Kas, que hoy el aperitivo me lo tomo a su salud 😉
A mí #MeGustaBitterKas y ¿a vosotros? ¡Contadme!