Blog

Cómo hacer helado casero de fresa o frutos rojos u otra fruta, ligero y muy fácil

Sigo recuperando las recetas que estaban por ahí desperdigadas, que además como eran contadas así sobre la marcha, estaban poco explicadas, y estoy recogiéndolas así, en post más completos para que las tengáis siempre a mano. En este caso la de este helado casero de frutos rojos (aunque podéis hacerlo de fresa u otras frutas), que está muy rico y es muy saludable, porque no lleva ni nata, ni azúcar, ni ninguno de los ingredientes que hacen menos sanos a los helados.

Por supuesto que uno puede comerse un helado cuando quiera y disfrutarlo, que ¡para eso están! Pero ésta, es una opción sana para el día a día, que nos hace sentir que comemos un rico helado, cuando en realidad estamos tomando ¡fruta con yogur! jaja 😉 ¡Más ligero, sano y nutritivo imposible!

¿Os acordáis del vídeo del helado de plátano y mango? En él os enseñaba a hacer un helado con plátano y mango, que troceábamos y congelábamos previamente, y yogur griego. Si no lo recordáis, podéis verlo aquí —> helado casero de frutas, plátano y mango. También os recuerdo los polos de frutas para niños que están muy ricos, lleno de vitaminas y son muy refrescantes!!

Ésta versión es más rápida y sana aún, porque lo hago con frutas congeladas de las que ya venden en bolsas, y yogur natural desnatado. Las bolsas de fruta congelada las compro en LIDL. Tienen bolsas de dos tipos: de fresas solo, y de frutos rojos variados, que llevan arándanos, grosellas rojas, moras y frambuesas. Es probable que las vendan en otros sitios (¡contadnos si sabéis!).

Para hacer el helado necesitamos un robot de cocina o una batidora que sea potente. Simplemente echamos en el vaso la fruta congelada y el yogur, y trituramos muy bien. Podéis utilizar yogures griegos, enteros o desnatados. Los griegos tienen más grasa, por lo que el helado queda más cremoso también. Lo enteros sería un término medio, y los desnatados la opción más ligera. ¡Aunque también existen yogures griegos ligeros! Incluso podéis animaros a hacerlo con yogur de soja o kéfir.

No queda un helado muy dulce, porque aunque la fruta aporta algo de dulzor, por su fructosa, no es demasiado. Así que si lo preferís más dulce, podéis utilizar yogures edulcorados, o si no sois de tomar edulcorantes, agregar un chorrito de miel, o por ejemplo sirope de ágave, una opción más sana aún.

Una vez triturado, queda con una textura de helado cremoso. Podéis consumirlo así, o echarlo en un recipiente y llevarlo al congelador durante un par de horas para que tome más consistencia.

Y como os comentaba al principio, se pueden hacer multitud de versiones con otras frutas. Las mejores son: plátano, mango, melocotón, nectarina, paraguayo,… ¡todos deliciosos!

Y ya veis, en realidad estamos tomando fruta con yogur, pero lo hacemos en forma de helado riquísimo, ¡ideal para el verano! ¡Espero que os animéis a probar estos helados tan saludables y me contéis!

¡Un beso!

Isa

(Si os ha gustado ¡no olvidéis compartirlo!)